Crear y Vender Cursos Online para Padres – 3 Errores que te Impiden Vender con Fluidez

3 Errores (de los que nadie habla) que debes evitar al Vender Cursos Online para Padres

Vender cursos online para padres: ¿Por qué hay clientes que hay que dejar ir?

Vender cursos online para padres es una decisión.

Sencillamente, no todos los padres que necesitan ayuda van a inclinarse por comprar cursos online, talleres ni productos digitales.

Y también debes tener en cuenta específicamente que no puedes vender a quien no está listo ni abierto a recibir ayuda.

La respuesta a la pregunta de esta sección es sencilla. Hay clientes a los que debes dejar ir. ¿Por qué?.

Porque te sientes mal al trabajar con ellos o al pensar que tienes que a trabajar con ellos.

¿Qué es sentirte mal?: sentirte incómoda, nerviosa, preocupada o frustrada, etc. Y puedes terminar la lista con las emociones que tú sientas, ya que si estás leyendo esto, seguramente ya identificaste algunos clientes que quieres dejar ir. 

Es importante destacar que el sentirte mal puede deberse a varios motivos, y que van más allá de la forma de ser de tu cliente, con su actitud o con el requerimiento que le haya llevado a ti. 

En ocasiones, el hecho de sentirte mal con un cliente puede ser un síntoma que viene a fungir como espejo que te muestra que hay algo que necesitas cambiar en ti.

¿Cuál es el tipo de cliente que hay que dejar ir?

Sin entrar a la obviedad de que es tu obligación dejar ir a los clientes a quienes no puedes atender o ayudar, debes dejar ir a todo aquel cliente o cliente potencial que hoy, y por el motivo que sea, te esté llevando a sentirte mal. Si bien esto es muy subjetivo, aquí te traigo algunos ejemplos:

  1. Clientes o clientes potenciales que no valoran la calidad de tu trabajo, conscientemente o no. Por ejemplo, quienes regatean precios, manifiestan abiertamente que necesitan tu tiempo gratis o bien, que aún no han tomado dimensión de lo que cuesta en el mercado, aquello que vienen a buscar contigo (nadie que esté listo para comprar un perfume 5 de Chanel esperaría pagar 20 dólares por él, cierto?).  
  2. Clientes no respetuosos, ya sea que no se comporten adecuadamente, o bien que no respeten tus horarios de trabajo (no me refiero a emergencias, por ejemplo, si eres médic@ o si la naturaleza de tu trabajo las incluye).
  3. Clientes o clientes potenciales tóxicos: quienes te buscan mil veces y no concretan, quienes te comparan o bien, quien siempre se queja
  4. Clientes que no cumplen acuerdos prepactados: no me refiero al incumplimiento de obligaciones de pago, sino al caso en que si para avanzar en un proceso y cumplir con el objetivo por el cual fuiste contratada, tu cliente no cumple en hacer o entregar dentro del plazo estipulado aquello que acordaron, y sin avisar con antelación (y en especial si esto sucede en más de una oportunidad).
  5. Clientes que te exigen más de lo que te requirieron, sin reconocer que no han pagado por ello.
  6. Clientes morosos: no hay negocio sin caja.
  7. Clientes apurados: que quieren todo ya (queda excluido si la naturaleza de tu trabajo contempla la rapidez como algo normal, por ejemplo, manejo de crisis).  
  8. Clientes o clientes potenciales que ponen el precio a tu trabajo, que regatean tus precios o bien, que buscan negociar siempre (no me refiero a que te consulten por condiciones de pago sino a que siempre tienen un pero)
  9. Clientes pasivos: clientes o clientes potenciales que llegan a ti buscando una salvación mágica, sin poner de su parte lo que se requiere para lograr la solución que buscan.
  10. Clientes o clientes potenciales que no vibran igual que tú ni manejan el mismo sistema de valores.
RITUAL Para Decir Adiós con Amor a los Clientes que Hay que Dejar Ir

Ritual para decir adiós con amor al tipo de cliente que hay que dejar ir

Si hoy estás atrayendo un número significativo de clientes potenciales que te consultan por tus mentorías, asesorías, talleres o servicios, que finalmente no terminan comprándote, o bien estás trabajando con clientes con los que no te sientes bien, aquí tienes este RITUAL para ayudarte a dejarles ir.

Para manifestar y atraer a tus clientes soñados, primero debes hacer espacio desde el amor (no desde el rencor) limpiando tu negocio de todo lo que hoy no te hace feliz y reconociendo que, por alguna razón, tú manifestaste esta realidad.

Este RITUAL te llevará menos de 10 minutos y te ayudará a mutar del desánimo de “otra vez lo mismo” a “gracias, ya estoy más cerca de mis clientes soñados, con quienes es un placer trabajar”.

Te invito a seguir los siguientes pasos:

  1. Toma una hoja en blanco y un vaso con agua (lleno en 3/4 partes).
  2. Dibuja el diámetro del vaso en el centro de la hoja.
  3. Escribe en el círculo qué tipo de personas no deseas atraer a tu negocio (por ejemplo, quienes te solicitan asesoría gratuita, quienes tienen excusas para no tomar acción, quienes te dejan en leído en lugar de responder).
  4. Toma 3 respiraciones profundas y entrega tu petición al agua: “Agradezco atraer clientes que valoren mi trabajo, y con actitudes y comportamientos diferentes de: …(y lees en voz alta lo que escribiste)”.
  5. El día siguiente desecha el agua en tu lavabo y corre agua nueva para dejarla ir.
  6. Agradece.
  7. Enfoca tu energía en atraer el tipo de cliente a quien deseas servir y que sabes valora tu trabajo.

Espero que este RITUAL te sea de ayuda para decir adiós a los clientes que hay que dejar ir.

Si este contenido te ayudó, por favor compártelo con otras mamás profesionales imparables como tú, a quienes les sea útil también.

Espero que ames esta herramienta tanto como yo, y que la pongas en práctica a partir de hoy.

Te reto a que te tomes una foto escribiendo tu carta y me etiquetes en tus HISTORIAS DE INSTAGRAM como @maternityconsulting para verte!.

Un abrazo enorme,

Irene

NOTA: Si estás decidida a crear un mensaje de marca único y auténtico, y convertirlo en un imán para atraer clientes listos para tomar decisiones de compra, tengo algo para ti (y a precio de risa) 👉 Haz CLICK AQUÍ para conocer toda la información del TALLER “Mensaje Magnético” y comienza ahora.