Irene Brusatin

Mi Embarazo Después de un Tratamiento de Fertilización Asistida

¡Hola!


Soy Irene, argentina viviendo en Perú. 

Mamá sin tribu de una niña de casi 5 añitos y, gracias a Dios y el universo, sana y feliz. Sin embargo en mi maternidad no todo es color de rosas, mejor dicho los inicios no lo fueron.

Aquí un poco sobre mí. Bueno mejor dicho gran parte de mí…Siempre soñé con ser mamá. Desde niña me imaginaba con mis hijitos para un lado y para el otro. Daba por sentado, como Susanita de Mafalda, que tendría una familia feliz.

Con los años y luego de haber tropezado con algunas piedras, poco a poco me fui desconectando en silencio de ese sueño. Al llegar a muy corta edad mi artritis, peor aún. Cuando comencé mi lado de ejecutivo corporativo ya ni lo recordaba porque me sentía un paso adelante de la “cambiadera de pañales”.

Sin embargo muy en el fondo sabía que todo ello era un maquillaje de frustración por mi artritis y cuando llegó el amor, me quede “sin piso” y mi sueño regresó. Al poco tiempo de mi matrimonio, mi esposo y yo dejamos de cuidarnos y ¡Oh! ¡Nada!…Pasaba el tiempo y nada. 

Cuando un día vi sangre en el baño, lloré sin parar y fui a emergencias a ver un urólogo y una ginecóloga…Infección urinaria y un quiste ovárico. Luego de meses de seguir intentando, nada. Resultó todo en endometriosis…¡Imagínate cómo me sentía!.

Nada por meses así que dejé la seguridad del trabajo que desempeñaba para comenzar un tratamiento de fecundación in vitro.

Luego de pasar por la etapa de las “mínimas probabilidades” llegó el día en que me enteré que todo había valido la pena. Después de seis años de espera, finalmente estaba embarazada. 

Ahí recién “comienza el camino” porque hasta ese entonces todo mi foco era en concebir. Y me pregunté: “¿Y ahora qué?”.

Te confieso que jamás sentí “miedo de pérdida”. Por primera vez en mi vida sentía alivio y conexión conmigo misma…”Si llegué hasta acá todo lo demás sale con fritas”.

¡Miedos atrás!. Aquello en lo que pones el foco es lo que la vida te da. Muchas veces no somos conscientes de ello. Mi consejo…ponte en manos del destino y de tu especialista de confianza. Infórmate y, en especial sobre tus derechos y los de tu bebé.

Conoce sobre el proceso, el nacimiento y, por sobre todas las cosas la naturaleza es sabia. La tranquilidad es el mantra que a mí me salvo. 

Mi caos mental en verdad se originó por mis dudas en la crianza ¿seré capaz? ¿como mamá estaré a la altura?. 

Venimos genéticamente programadas para ser “las mejores mamás para nuestros hijos” y la mente es nuestra aliada para dejarnos fluir y entregarnos al gozo de la maternidad.

Infórmate y prepárate en pareja. Muchas veces damos por sentado que ambos somos iguales, pensamos igual en todo y que siempre estaremos de acuerdo. 

Mi consejo, descansa relájate goza y confía en ti antes, durante y después de tu embarazo.

Propicia la sana comunicación con tu pareja y piensa si tienes heridas del alma que sanar. Es súper importante poder tomar conciencia del equilibrio que nuestros peques necesitan de nosotras y de la calma que necesitamos tener y/o desarrollar. 

Desde la barriga los niños sienten, entienden y reflejan el estado de ánimo de mamá (este tema da para otro post más amplio). Por este motivo tu manejo del stress y situaciones difíciles se vuelve muy necesario. Si tu médico te lo permite, el ejercicio que puedas hacer te será de gran ayuda, al igual que la meditación 

En definitiva a mí me re sirvió esta batería de estrategias para sentar las bases de mi nuevo camino personal y también profesional ahora como Educadora para padres.

Mi mayor tesoro hoy me acompaña y mi primera obligación moral con ella fue brindarle la casita más confortable hasta que llegó a mis brazos. ¿Te animas?.


 

Irene

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat