Irene Brusatin

Volver A Mi Tierra En Navidad - Crónicas De Una Mamá Extranjera Con Estrella Propia

Soy argentina y hace 12 años que vivo fuera de mi tierra (en Lima). Hasta hace 5 años la navidad para mí había sido un “feriado más” en que aprovechaba para descansar del trajín laboral. Solía viajar a Buenos Aires para pasar estas fechas con mis papás cuando aún era soltera y ellos estaban con vida, y aprovechaba para ver amigos. Esa era mi pura verdad.

 

Sin embargo esa costumbre cambió cuando viví mi primera navidad como mamá, esperando a mi pequeña. Además de comenzar a quedarme en casa y ya no viajar a Argentina, comencé a cuestionarme más el sentido de estas fechas, ya con un nivel de madurez diferente y con visión “de familia”. Sinceramente, me sentía muy incómoda al pensar que podría llegar a transmitir como mamá una onda tan neutral por navidad. Vinieron a mí los conceptos de unión, ejemplo, buena onda, alegría… y eso me propuse vivir y transmitir a mi hija. Mi tema ahí fue “¿Cómo descubrir el vivir este propósito desde el corazón y no quedarme en sólo la intención?”.

 

* ¿Qué representa la navidad para mí ahora? ¿Cómo vivir la unión familiar estando a 3,500 km de distancia? 

Para lograr ese objetivo tan importante para mí y para mi familia, decidí recorrer un camino y comenzar un proceso de crecimiento personal. A partir de él llegué a identificar varios frentes como pilares para mi vida: unión, paz, propósito, conexión, pertenencia…Con esos avances no hubo necesidad de tratar el significado de la navidad por separado. El verdadero significado que encontré para ella es el de símbolo. Para mí la navidad es eso, un símbolo que representa cómo deseo sentirme el año completo y qué es lo que deseo proyectar al mundo durante ese año más que en una semana de celebración. Una forma diferente de vida y la evolución hacia lo esencial. Sin embargo en mi cabeza rondaba la duda respecto de la unión. ¿Unión con mi familia estando a 3,500 km de distancia?. Además, ¿Cómo le explico eso a mi hija?. 

Me resultó complejo en un inicio darle forma al mensaje y decidí transmitirle el concepto de navidad como una celebración hermosa que vivimos en familia, más allá de los detalles relacionados con la religión que también considero re importantes. Consideré también que hoy en día las distancias se acortan gracias a las herramientas que tenemos a la mano y que el estar juntos es más que vernos la cara todos los días, pero…el abrazo es irreemplazable también, así que NOS VAMOS A BUENOS AIRES EN ESTA NAVIDAD. 

 

* Volver a lo simple y procesar que papá me observa desde una estrella

Amor, ilusión, alegría y mil emociones hermosas invadieron el ambiente de la casa a partir de esta decisión. Sin embargo en mi cabeza comenzaron a rondar pensamientos como:

  • “Papá me mira desde una estrella desde hace poco menos de 2 meses ¿Cómo seguir entera?”
  • “¿Cómo estar en su casa sin él sin quebrarme?” 
  • ¿“Cómo no llorar cada 2 minutos porque lo extraño?” 
  • “¿Cómo contenerme y contener a mi pequeña ante la ausencia de su nonno”? 
  • “Qué navidad tendremos como familia ante ello?

¡A Respirar!. También otros pensamientos menos profundos llegaron a mi mente:

  • “Viajaré sola con la bebe…¡Qué caos!” 
  • “Mi esposo de vacaciones hasta que viaje a darnos el encuentro”
  • “Debo hacer que limpien la casa antes de llegar”
  • “Chambear, organizar, cocinar, decorar…UFFF”. 

¡STOP!. La vida pasa y el lado bueno es lo que necesito ver. Soltar, disfrutar de todo, desde armar el árbol con mi peque, montar los mil muñecos de nuestro nacimiento, hacer la cartita para papá Noel, cocinar en familia, resolver la misión imposible de conseguir pavo en Argentina, volver a mi cocina… y lo principal, GOZAR del placer de estar juntos.

Desde que mi peque estaba en camino la navidad transcurría en mi casa de Lima y recibía a mi papá. Este es el primer año en que él nos mira desde una estrella. Muchas emociones encontradas… nostalgia, tristeza, soledad, y también muchas preguntas… En ese estado ¿Qué ejemplo doy? ¿Qué gano permaneciendo así?. ¡A RESURGIR!

En definitiva, navidad de nuevo en mi tierra y con mi familia de sangre. Esposo, hija, primos y tíos. Mi casa y volver a mis costumbres. Una navidad diferente con mi propia estrella.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat