Irene Brusatin

Bebé en camino

Planificando la llegada del bebé – herramientas útiles para minimizar el stress, la preocupación y la ansiedad y disfrutar del embarazo.

Introducción: La llegada de un bebé es sinónimo de gran felicidad. Una nueva vida es siempre motivo de celebración y encarar una maternidad y paternidad responsable es todo un reto. El embarazo es una etapa maravillosa, única e irrepetible. Sabemos, y en especial las mamás y papás primerizos, que lo desconocido y las dudas pueden ser motivo de stress, preocupación, miedo y ansiedad. Por ello nos gustaría brindar algunas herramientas útiles a considerar durante el embarazo (e incluso antes) para planificar y organizar la llegada del bebé, disfrutar de la dulce espera y minimizar el efecto de los elementos negativos que puedan agobiar.

La clave comienza con el acceso a información confiable y continúa con el conocimiento de las opciones y derechos que se tienen (en especial la mamá gestante y el bebé en camino), una planificación y organización eficaces y una sólida red de apoyo. ¿El presupuesto? También cuenta!.

1. El pilar fundamental…la información. El conocimiento es poder.
En nuestra comunidad nos encontramos con diferentes grupos de futuras mamás (primerizas o no): las más jóvenes, las amas de casa, las trabajadoras, un creciente número que retrasa su maternidad por motivos académicos y/o profesionales, etc. En todos estos grupos y otros más encontramos el común denominador e innato deseo de brindar lo mejor a nuestros hijos, y cada vez tenemos mayor necesidad de informarnos y aprender. Las fuentes de información que tenemos a disposición son diversas y versan sobre muchos temas. Encontramos portales de internet sobre maternidad y crianza, libros, consejos y opiniones de nuestras mamás, abuelas, tías, suegras, amigas, profesionales de la salud, esposos, foros, blogs, revistas especializadas y más. Con un volumen grande de información y, en ocasiones, contradictoria ¿cómo sabemos qué es lo correcto?. La información nos brinda conocimiento y éste es poder. Este poder nos permite estar en capacidad de evaluar opciones y tomar las decisiones que mejor se adecúen a nuestro caso y a nuestras necesidades y expectativas. El aval profesional (en cada disciplina aplicable) es muy importante a la hora de informarnos, como así también poder conocer experiencias y recomendaciones de otras futuras y recientes mamás. Recordemos adicionalmente que lo que puede ser considerado como “bueno o deseable” en un caso, puede no ser lo mejor en otro. Estar informados y tomar decisiones con bases sólidas nos permitirá relajarnos y minimizar el stress, la preocupación y la ansiedad, para poder así dedicarnos a nuestra salud y la de nuestro bebé como prioridad. Tenemos opciones en plaza de profesionales de primer nivel en múltiples disciplinas, pero lo más importante es conocer que como futura mamá no se está sola y se tienen derechos, al igual que el bebé y la pareja. Derecho de gozar de un embarazo saludable, acceso a proveedores del cuidado de la salud que no sólo apoyen en el control del embarazo, sino que estén abiertos a escuchar y a despejar dudas, que contengan, empoderen mediante información y recursos, den lugar al debate, permitan revisar y respetar deseos y expectativas para el nacimiento del bebé (en función de las condiciones de salud), favorezcan el contacto piel a piel entre mamá y bebé, la lactancia materna e involucren al papá, entre otros aspectos importantes. Asimismo cada pareja tiene el derecho de visitar centros de salud, conocer los protocolos aplicables al nacimiento y estadía de la mamá y el bebé y decidir su mejor opción, al igual que evaluar y seleccionar el pediatra para su bebé.

2. Planificación y organización.
La llegada del bebé es el proyecto más importante de nuestras vidas. Sin duda hay bastante por hacer. No obstante ello, optimizar tiempos y fijar prioridades son claves para no estresarnos y disfrutar de los preparativos. 
(A) El primer paso, como en todo proyecto, es la planificación. Definir actividades, tiempos y recursos, organizarnos y ejecutar las tareas correspondientes dentro de los plazos definidos.
(B) Establecer un presupuesto (al menos tentativo) ayudará, al igual que una “reserva” para imprevistos.
(C) Algunas de las grandes tareas que integran este proyecto podemos agruparlas en las siguientes categorías:

  • Identificar opciones de profesionales de la salud (considerando coberturas con las que se cuente o no), al igual que centros para dar a luz, conocerlos y visitarlos a fin de tomar la mejor decisión,
  • Controles médicos periódicos, ecografías y demás exámenes de rutina (y otros que se soliciten, expliquen y sustenten),
  •  Elegir una actividad relajante para la mamá (y por qué no para el papá),
  • Seleccionar indumentaria de futura mamá: recordemos considerar la situación particular de la mamá para evaluar el tipo de closet que se adecúa a sus necesidades…los equipos básicos y combinables siempre son bienvenidos, al igual que los accesorios!, las etapas del embarazo (la barriga crece rápido y la ropa dura poco tiempo), la época del año, calzado cómodo y con tacón bajo.
  • La lista del bebé: la clave está en identificar qué familias de productos aplican a cada realidad y fijar prioridades. Con respecto a la indumentaria recordemos que los bebés crecen velozmente (resulta práctico contar con relativamente poca ropita de tallas de recién nacido) y la época del año en la que nace el bebé. A controlar el impulso de comprar todo lo que gusta!. Otros rubros a tener en cuenta son: alimentación (extractores de leche materna y accesorios correspondientes, pads para lactancia, biberones y/o aquéllos especiales para lactancia – de ser necesarios-, calentadores de leche, etc.), salidas con el bebé (car seat, coche), la hora del baño, el cuarto, la ropa de cama y el entretenimiento (bouncers / mecedores, pack & play, juguetes). Lo ideal es poder tener identificados estos requerimientos y definir qué comprar, qué se puede recibir en préstamo, qué podremos recibir como regalo (por ejemplo en el baby shower) y qué comprar de segunda mano.
  • Organización del baby shower,
  • Decoración del cuarto del bebé,
  • Adecuar el hogar con las medidas de seguridad necesarias para evitar accidentes (especialmente antes del gateo y de la marcha),
  • Cursos a tomar / talleres a asistir (hay muchas opciones y también gratuitas),
  • La preparación para el parto,
  • Seleccionar apoyo para el parto (está comprobado que contar con la ayuda de una doula tiene un sin fin de ventajas, en especial para acelerar el proceso del parto y disminuir las tasas de cesáreas),
  • Conocer qué es un Plan de Nacimiento y elaborarlo con la pareja y el médico tratante,
  • Elaborar un Plan Post Parto y de regreso al trabajo (si se decide volver a laborar).

En plaza existen proveedores calificados y que brindan la confianza necesaria para todo lo que se necesita, al igual que para toda la organización de la llegada del bebé.

3. Redes de apoyo. 
Durante el embarazo y el post parto toda la ayuda es bienvenida!. Es importante construir una red de apoyo a tal fin. En esta etapa de la vida las mujeres pasamos por cambios hormonales significativos y la llegada del bebé nos requiere de tiempo completo. La adaptación puede hacerse difícil y manejar esta nueva fase que nos presenta temas como sensibilidad, implementar y la lactancia y la producción de leche, el cuidado del bebé, el sueño interrumpido, la atención de hijos mayores y de la pareja, la alimentación de la familia, tener la casa “en condiciones”, administrar visitas, controles pediátricos del bebé, hacer las compras, las dudas, el regreso al trabajo y una serie de cosas más, puede resultar realmente abrumadora si nos sorprende desprevenidos. Identificar y tratar a tiempo estos y otros elementos (desde el embarazo) resulta de vital importancia en pos de contar con un orden y el mejor equilibro físico y emocional posible, tanto para la mamás como para el bebé y los demás integrantes del hogar. Recordemos el concepto de tribu utilizado desde la antigüedad aplicable a la “cuarentena”. Las recientes mamás se dedicaban a la lactancia y al cuidado del bebé, mientras las demás mujeres de la tribu se ocupaban del resto, brindando así la ayuda necesaria. En nuestra comunidad, contamos con valiosos recursos y grupos de apoyo que permiten ayudar a transitar este camino. La identificación de opciones, el diálogo con la pareja y familia, la toma de decisiones sobre la base de información confiable, una buena planificación y organización permitirán gozar de un embarazo sin stress, feliz y saludable y de un post parto agradable. Buena suerte y mucha felicidad!

Revista Mundo Celeste, Agosto del 2015, Edición Nº 71
Irene Brusatin 
Certified Baby Planner Consultant (International Academy of Baby Planner Professionals, USA)
Gerente General de Maternity Consulting 
Tel. 6544284 / 981044577
E-mail: irene.brusatin@maternityconsulting.com.pe
https://www.facebook.com/maternityconsultingirene

 
 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat